1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 .. 15
BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO
Núm. 71
Martes 23 de marzo de 2010
Sec. I.   Pág. 27962
I.
 
DISPOSICIONES GENERALES
MINISTERIO DE TRABAJO E INMIGRACIÓN
4765
Real
Decreto
337/2010,
de
19
de
marzo,
por
el
que
se
modifican
el
Real
Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los
Servicios
de Prevención; el Real Decreto 1109/2007, de
24 de agosto, por el
que
se
desarrolla
la
Ley
32/2006,
de
18
de
octubre,
reguladora
de
la
subcontratación en el sector de la construcción y el Real Decreto 1627/1997,
de 24 de octubre,
por el que se establecen disposiciones mínimas
de seguridad
y salud en obras de construcción.
Las
modificaciones
contenidas
en
este
real
decreto
responden
íntegramente
a
la
adaptación del ordenamiento jurídico a los objetivos fijados por la Estrategia Española de
Seguridad y Salud en el Trabajo para el período 2007-2012.
La
práctica
totalidad
del
contenido
del
real
decreto
se
dirige
a
la
modificación
del
Reglamento de los Servicios de Prevención aprobado por Real Decreto 39/1997, de 17 de
enero. No obstante se incluyen modificaciones puntuales en el Real Decreto 1109/2007,
de 24 de agosto, por el que se desarrolla la Ley 32/2006, de 18 de octubre, reguladora de
la subcontratación en el sector de la construcción y se deroga expresamente el articulo 18
del
Real
Decreto
1627/1997, de
24
de
octubre, por
el que
se
establecen
disposiciones
mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, por necesidades derivadas de
la adaptación de la Directiva sobre servicios de mercado interior.
En
cuanto
a
la
modificación
del
Reglamento
de
Servicios
de
Prevención,
pueden
distinguirse dos áreas temáticas: la dirigida a facilitar el cumplimiento de la normativa de
prevención a las empresas, en particular para las pequeñas y medianas, de un lado y, de
otro,
la
encaminada
a
mejorar
la
calidad
y
eficacia
de
los
sistemas
de
prevención
de
riesgos laborales, con especial atención a las entidades especializadas que actúan como
servicios de prevención.
En cuanto a lo primero, se pretende lograr un mejor y más eficaz cumplimiento de la
normativa de prevención de riesgos laborales en las empresas. Para ello, y sin merma de
la
calidad,
se
pretende
racionalizar
y
simplificar
su
gestión
en
prevención
de
riesgos
laborales,
lo que se
consigue, en
primer lugar,
permitiendo a las
empresas de hasta
50
trabajadores que
no desarrollen actividades del anexo I del Reglamento
de los Servicios
de Prevención que puedan realizar de
manera simplificada el
plan de
prevención de riesgos
laborales,
la evaluación
de riesgos
y la planificación
de
la actividad
preventiva, siempre
que ello no suponga una reducción del nivel de protección de la seguridad y salud de los
trabajadores,
para
lo
que
contarán
con
el
apoyo
de
una
guía
orientativa
del
Instituto
Nacional
de
Seguridad
e
Higiene
en
el
Trabajo;
en
segundo
lugar,
que
estas
mismas
empresas que realicen las actividades preventivas mediante recursos propios dispongan
de un proceso simplificado de auditoría de sus sistema de gestión de la prevención y, en
tercer lugar, ampliando de seis a diez el número de trabajadores de las empresas en las
que
el
empresario
puede
asumir
de
manera
personal
el
desarrollo
de
la
actividad
preventiva.
En cuanto a lo segundo, el real decreto incide en importantes cuestiones que influyen
significativamente en la calidad y eficacia del sistema de prevención de riesgos laborales
de
las empresas,
así como
la participación
de las
entidades especializadas que
han
de
intervenir junto al empresario en la mejora de las condiciones de seguridad y salud de los
trabajadores.
Todas
estas
cuestiones
han
sido
objeto
de
debate
y
discusión,
primero
globalmente en un grupo de trabajo constituido por la
Administración General del Estado y
las
comunidades autónomas y seguidamente, de
forma ordenada
y sistemática, con las
organizaciones
sindicales
y
empresariales.
De
dicho
proceso
de
debate
resultó
un
documento de consenso referido a las «actuaciones para la mejora de la calidad y eficacia
cve: BOE-A-2010-4765