1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 .. 43
8196
Viernes
1
marzo
2002
BOE
núm.
52
español
de
la
Directiva
93/7/CEE
del
Consejo,
de
15
de
marzo,
relativa
a
la
restitución
de
bienes
culturales
que
hayan
salido
de
forma
ilegal
del
territorio
de
un
Estado
miembro
de
la
Unión
Europea,
se
modifica
en
los
siguientes
términos
el
párrafo
B
del
epígrafe
1.
b),
del
artículo
1
de
la
mencionada
Ley
36/1994,
de
23
de
diciembre,
modificada
por
la
Ley
18/1998,
de
15
de
junio:
Uno.
El
título
«0
(cero)»
se
sustituye
por
«cualquiera
que
sea
el
valor».
Dos.
Se
suprime
el
último
párrafo.
Disposición
final
única.
Entrada
en
vigor.
El
presente
Real
Decreto
entrará
en
vigor
el
día
siguiente
al
de
su
publicación
en
el
«Boletín
Oficial
del
Estado».
Dado
en
Madrid
a
22
de
febrero
de
2002.
JUAN
CARLOS
R.
El
Ministro
de
la
Presidencia,
JUAN
JOSÉ
LUCAS
GIMÉNEZ
4099
REAL
DECRETO
212/2002,
de
22
de
febrero,
por
el
que
se
regulan
las
emisiones
sonoras
en
el
entorno
debidas
a
determinadas
máqui-
nas
de
uso
al
aire
libre.
La
Ley
21/1992,
de
16
de
julio,
de
Industria,
en
su
artículo
2,
señala
que
uno
de
sus
fines
es
«contribuir
a
compatibilizar
la
actividad
industrial
con
la
protección
al
medio
ambiente»,
de
modo
que,
como
declara
también
su
artículo
9.1,
«la
seguridad
industrial
tiene
por
objeto
la
prevención
y
limitación
de
riesgos,
así
como
la
pro-
tección
contra
accidentes
y
siniestros
capaces
de
producir
daños
o
perjuicios
a
las
personas,
flora,
fauna,
bienes
o
al
medio
ambiente,
derivados
de
la
actividad
industrial
o
de
la
utilización,
funcionamiento
y
mantenimiento
de
las
instalaciones
o
equipos
y
de
la
producción,
uso
o
consumo,
almacenamiento
o
desecho
de
los
productos
industriales».
Mediante
Real
Decreto
245/1989,
de
27
de
febrero,
sobre
determinación
y
limitación
de
la
potencia
acústica
admisible
de
determinado
material
y
maquinaria
de
obra
se
dio
cumplimiento
a
la
directiva
marco
84/532/CEE,
sobre
disposiciones
comunes
de
materiales
y
equipos
para
la
construcción,
así
como
a
la
directiva
general
79/113/CEE,
sobre
el
nivel
de
emisión
sonora
admisible
de
distintos
materiales,
equipos
e
instalaciones,
y
a
nueve
directivas
específicas,
derivadas
de
las
anteriores.
El
quinto
programa
de
acción
en
materia
de
medio
ambiente
anejo
a
la
Resolución
del
Consejo
de
las
Comu-
nidades
Europeas,
de
1
de
febrero
de
1993,
se
refiere
al
ruido
como
uno
de
los
problemas
ambientales
más
urgentes
en
las
zonas
urbana
s
y
a
l
a
necesidad
de
adop-
tar
medidas
con
respecto
a
las
distintas
fuentes
de
ruido.
A
su
vez,
en
el
Libro
Verde
Política
futura
de
lucha
contra
el
ruido,
la
Comisión
Europea
aborda
el
ruido
ambiental
como
uno
de
los
problemas
ecológicos
locales
más
graves
en
Europa.
Como
consecuencia,
el
Consejo
y
el
Parlamento
Europeo
han
aprobado
la
Directiva
2000/14/CE,
de
8
de
mayo,
relativa
a
la
aproximación
de
las
legislaciones
de
los
Estados
miembros
sobre
emisiones
sonoras
en
el
entor-
no
debidas
a
las
máquinas
de
uso
al
aire
libre,
mediante
la
cual
se
pretende
armonizar
los
requisitos
sobre
el
ruido
emitido
por
las
máquinas
de
uso
al
aire
libre,
a
fin
de
prevenir
los
obstáculos
a
la
libre
circulación
de
dichas
máquinas
en
el
territorio
de
la
Unión
Europea,
y
pro-
teger
al
mismo
tiempo
la
salud
y
el
bienestar
de
los
ciudadanos,
así
como
el
medio
ambiente,
mediante
la
reducción
de
los
niveles
acústicos
aceptables
para
las
mismas
y
la
información
a
usuarios
y
público
sobre
el
ruido
emitido
por
estas
máquinas.
Con
la
citada
directiva,
que
se
basa
en
los
principios
y
conceptos
establecidos
en
la
Resolución
del
Consejo,
de
7
de
mayo
de
1985,
sobre
una
nueva
aproximación
en
materia
de
armonización
y
normalización
(sistema
conocido
como
«Nuevo
Enfoque»),
y
en
la
Decisión
93/465/CEE
del
Consejo,
de
22
de
julio,
relativa
a
los
módulos
correspondientes
a
las
diversas
fases
de
los
procedimientos
de
evaluación
de
la
conformidad
y
a
las
disposiciones
referentes
al
sistema
de
colocación
y
uti-
lización
del
marcado
CE
de
conformidad,
que
van
a
uti-
lizarse
en
las
directivas
de
armonización
técnica
(sistema
del
llamado
«Enfoque
global»),
se
unifican
las
disposi-
ciones
sobre
niveles
sonoros
admisibles,
códigos
de
ensayo
para
la
medición
del
ruido,
procedimientos
de
evaluación
de
la
conformidad
y
marcado
para
cada
uno
de
los
tipos
de
máquinas
de
uso
al
aire
libre
contenidas
en
las
directivas
antes
citadas,
y
las
amplía
a
un
buen
número
adicional
de
tipos
de
máquinas.
Se
ha
previsto
reducir
en
dos
fases
(3
de
enero
de
2
0
0
2
y
3
d
e
enero
de
2006),
el
ruido
emitido
por
máqui-
nas
sujetas
a
límites
sonoros
hasta
los
mejores
niveles
conseguidos
por
máquinas
existentes
actualmente
en
el
mercado,
a
fin
de
que
los
fabricantes
que
no
poseen
la
debida
tecnología
dispongan
de
tiempo
suficiente
para
adaptar
sus
diseños
a
los
mismos.
En
cumplimiento
de
los
mecanismos
establecidos
en
la
Unión
Europea,
es
preciso
realizar
la
traslación
de
las
obligaciones
contenidas
en
la
Directiva
2000/14/CE
al
derecho
interno
nacional,
lo
que
se
materializa
median-
te
el
presente
Real
Decreto.
Se
ha
procedido
al
trámite
de
audiencia,
según
lo
dispuesto
por
el
artículo
24,
1,
c)
de
la
Ley
50/1997,
de
27
de
noviembre,
del
Gobierno,
habiéndose
consul-
tado
a
las
Comunidades
Autónomas
y
sectores
intere-
sados.
En
su
virtud,
a
propuesta
de
los
Ministros
de
Medio
Ambiente
y
de
Ciencia
y
Tecnología,
de
acuerdo
con
el
Consejo
de
Estado
y
previa
deliberación
del
Consejo
de
Ministros
en
su
reunión
del
día
22
de
febrero
de
2002,
D
I
S
P
O
N
G
O
:
Artículo
1.
Objeto.
El
presente
Real
Decreto
tiene
por
objeto
establecer
las
normas
sobre
emisiones
sonoras
en
el
entorno,
debi-
das
a
determinadas
máquinas
de
uso
al
aire
libre,
de
acuerdo
con
lo
estipulado
en
la
Directiva
2000/14/CE
del
Consejo
y
del
Parlamento
Europeo,
de
8
de
mayo,
con
el
fin
de
contribuir
a
facilitar
el
funcionamiento
del
mercado
interior
en
la
Unión
Europea
y
a
proteger
la
salud
y
el
bienestar
de
las
personas.
Artículo
2.
Ámbito
de
aplicación.
1.
El
presente
Real
Decreto
se
aplicará
a
las
máqui-
nas
de
uso
al
aire
libre
enumeradas
en
los
artículos
11
y
12,
y
definidas
en
el
anexo
I.
El
presente
Real
Decreto
sólo
se
refiere
a
las
máquinas
puestas
en
el
mercado
o
puestas
en
servicio
como
una
unidad
completa
ade-
cuada
para
el
uso
previsto
por
el
fabricante.
Quedan
excluidos
los
accesorios
sin
motor
puestos
en
el
mercado
o
puestos
en
servicio
por
separado,
excepto
por
lo
que
se
refiere
a
los
triturados
de
hormigón,
los
martillos
pica-
dores
de
mano
y
los
martillos
hidráulicos.