1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 .. 54
42992
Martes
23
octubre
2007
BOE núm. 254
MINISTERIO DE
VIVIENDA
18400
REAL
DECRETO
1371/2007
,
de
19
de
octubre,
por
el
que
se
aprueba
el
documento
básico
«DB-HR Protección frente al ruido» del Código
Técnico de la Edificación y se modifica el Real
Decreto
314/2006, de
17 de
marzo,
por
el que
se aprueba el Código
T
écnico de la Edificación.
La contaminación acústica que
soportan los ciudada-
nos en los edificios que utilizan es uno de los principales
obstáculos
para
poder
disfrutar
tanto
de
una
vivienda
digna y adecuada como del derecho a un ambiente ade-
cuado. El ruido es además fuente de molestias y enferme-
dades de los ciudadanos, por lo que las
Administraciones
Públicas
deben
establecer
los
mecanismos
adecuados
para facilitar el uso de los edificios y que éste se produzca
libre de contaminación acústica.
Con los objetivos de
mejorar la calidad
de la edifica-
ción
y
de
promover
la innovación
y
la sostenibilidad,
el
Gobierno
aprobó,
mediante
el
Real
Decreto
314/2006,
de
17
de
marzo,
el
Código Técnico
de
la
Edificación,
en
adelante
CTE.
Se
trata
del
instrumento
normativo
que
regula las exigencias básicas de calidad de los edificios y
sus instalaciones permitiendo dar satisfacción a los requi-
sitos básicos de la edificación relacionados con la seguri-
dad y el bienestar.
Estos requisitos básicos de la edificación fueron esta-
blecidos en la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordena-
ción de la Edificación, con el
fin de garantizar la seguridad
de las
personas, el bienestar de
la sociedad, y la protec-
ción del medio ambiente. En esta Ley 38/1999, en su dis-
posición final segunda, se autoriza al Gobierno para que,
mediante real decreto, apruebe un CTE en el que se esta-
blezcan
las
exigencias
básicas
que
deben
cumplirse
en
los edificios, en relación con los requisitos básicos relati-
vos a la seguridad y a la habitabilidad, enumerados en los
apartados
1b)
y
1c)
del
artículo
3,
entre
los
cuales
se
incluye el relativo a la protección contra el ruido.
En el CTE
ya aprobado, en
su artículo
14, se detallan
las
exigencias
básicas
de
protección
frente
al
ruido.
No
obstante,
se
indica
que
hasta
que
se
apruebe
el
Docu-
mento
Básico
«DB-HR
Protección
frente
al
Ruido»,
en
adelante
DB-HR,
en
el
que
se
especificarán
parámetros
objetivos
y
sistemas
de
verificación
cuyo
cumplimiento
asegura
la
satisfacción
de
las
exigencias
básicas
y
la
superación de los niveles mínimos de calidad propios del
requisito básico de protección frente al ruido, se aplicará
la
vigente
Norma
Básica
de
la
Edificación
«NBE
CA-88
Condiciones acústicas en los edificios».
Por otra parte, en el artículo 8 de la Ley 37/2003, de 17
de
noviembre,
del
Ruido,
mediante
la
que
se
realizó
la
transposición parcial al derecho interno la Directiva 2002/
49/CE
del
Parlamento
Europeo
y
del
Consejo,
de
25
de
junio
de
2002,
sobre
evaluación
y
gestión
del
ruido
ambiental, se especificó que el Gobierno, mediante regla-
mento,
debería fijar «objetivos
de calidad acústica» apli-
cables
al
espacio
interior
habitable
de
las
edificaciones
destinadas
a
vivienda,
usos
residenciales,
hospitalarios,
educativos o culturales, y además en su disposición
adi-
cional
cuarta,
se
indicó
igualmente
que
el
CTE
deberá
incluir un sistema
de verificación
acústica de
las edifica-
ciones.
Además, el Real Decreto 1513/2005, de 16 de diciem-
bre,
por
el
que
se
desarrolla
la
Ley
37/2003,
de
17
de
noviembre,
del
Ruido,
en
lo
referente
a
la
evaluación
y
gestión
del ruido
ambiental, regula
determinadas actua-
ciones como son la elaboración de mapas estratégicos de
ruido
para
determinar
la
exposición
de
la
población
al
ruido
ambiental,
así
como,
poner
a
disposición
de
la
población
la
información
sobre
ruido
ambiental
de
que
dispongan
las
autoridades
competentes
en
relación con
el cartografiado acústico. Igualmente desarrolla las previ-
siones legales relativas a los índices
de ruido que deben
considerarse y que se detallan en su anexo I.
Es evidente que el desarrollo reglamentario de la Ley
del Ruido tiene implicaciones sobre el CTE, dado que se
establecen
los
citados ‘objetivos de
calidad acústica’
,
a
través de los correspondientes valores de los índices de
inmisión
de
ruido
y
de
vibraciones.
 
Las
exigencias
de
ese
desarrollo reglamentario,
tanto
para ruido
exterior,
como los objetivos de calidad acústica exigidos al espa-
cio interior de los edificios, deben estar en coordinación
con las exigencias de aislamiento de fachadas previstas
en
el
DB-HR
del
CTE.
 
En
definitiva
se
trata
de
que
los
«objetivos
de
calidad
acústica»
de
una
Ley,
desarrolla-
dos
en su
reglamento,
se puedan presumir
alcanzados
con las «exigencias de aislamiento» de la otra Ley, desa-
rrollados
reglamentariamente
en
el
CTE,
de
una
forma
armonizada.
Además,
y
sin
perjuicio
de
la
inmediata
entrada
en
vigor de este real decreto, y de la consiguiente aplicación
del DB-HR, dada su complejidad, se ha considerado nece-
sario establecer,
de
un
lado, un
régimen
transitorio
que
permita la
aplicación temporal
de
la norma
básica de
la
edificación NBE
CA-88, vigente hasta
el momento
y que
es
objeto
de
derogación
en
este
real
decreto,
y
de
otro
lado, un régimen
transitorio
para la aplicación
futura
de
las exigencias básicas desarrolladas en esta parte del CTE
que se aprueba. A tal efecto, se prevé en las disposiciones
transitorias segunda y tercera la existencia de un periodo
transitorio
de
12
meses,
aplicable
en
relación
con
la
norma que se detalla.
De
igual
modo,
en
la
disposición
final
primera,
se
establece el carácter básico
de la norma
que
no
supone
incertidumbre jurídica por oposición a
la normativa básica
de las Comunidades Autónomas ya que el
Tribunal Cons-
titucional admite excepcionalmente el establecimiento de
las
bases
mediante
normas
reglamentarias
cuyo
conte-
nido
tenga
un
carácter
marcadamente
técnico
como
es
este caso.
Por
otra parte, tras
la aprobación y publicación
en el
Boletín Oficial del Estado del Real Decreto 314/2006, de 17
de marzo, por el que se aprueba el CTE, se ha detectado,
en
el
proceso
de
su
aplicación
a
situaciones
reales,
la
necesidad de realizar determinadas modificaciones en el
mismo con
el fin de
hacer más clara y precisa su aplica-
ción.
Es
oportuno,
pues,
aprobar
estas
modificaciones
aprovechando la disposición aprobatoria del DB-HR.
Resultan igualmente necesarias
las derogaciones del
Real
Decreto
1909/1981,
de
24
de
julio,
el
Real
Decre-
to
21
15/1982, de
12
de
agosto,
y la
Orden de
29
de
sep-
tiembre de
1988, todas
ellas relativas a la Norma
Básica
de la Edificación NBE-CA sobre condiciones acústicas en
los edificios, así como la
Orden de 31 de mayo de 1985, de
la
Presidencia
de
Gobierno,
por
la
que
se
aprueba
el
Pliego General de condiciones para la recepción de yesos
y escayolas en las obras de construcción, RY
-85, la Orden
de
27 de
julio
de 1988, del
Ministerio de
Relaciones con
las Cortes
y de la Secretaría del Gobierno,
por
la que se
aprueba
el
pliego
de
condiciones
para
la
recepción
de
ladrillos cerámicos en las obras de construcción RL
-88,
y
la
Orden
de
4
de
julio
de
1990,
del
Ministerio
de
Obras
públicas y Urbanismo, por la que se aprueba el pliego de
prescripciones
técnicas
generales
para
la
recepción
de
bloques de hormigón en las obras de construcción, RB-90,
que resultan incompatibles con las disposiciones de desa-
rrollo del Real Decreto 1630/1992, de 29 de diciembre, del
Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría