1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 .. 22
42952
Martes 23 octubre 2007
BOE
núm.
254
Hulla
Fuel oil BIA 1%
Fuel oil BIA 0,3%
Fuel oil n.º 1
Fuel oil 1250»
Diesel oil
Gasoil
Baleares
 . . . . . . . . .
66,12
275,33
 
297
,14
 
 
499,22
Canarias
 . . . . . . . . .
 
253,23
288,58
 
 
455,25
473,32
Ceuta y Melilla
 . . . .
 
285,05
 
 
306,85
437
,52
541,06
Quinto.–La presente resolución será aplicable a partir del día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del
Estado».
Contra la presente Resolución cabe interponer recurso de alzada ante el Sr. Secretario General de Energía, en el plazo
de un mes, de acuerdo con lo establecido en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administra-
ciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero.
Madrid, 15 de octubre de 2007
.–El Director General de Política Energética y Minas, Jorge Sanz Oliva
MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA
 
18397
REAL DECRETO 1367/2007
, de 19 de octubre,
por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17
de noviembre, del Ruido, en lo referente a zoni-
ficación acústica, objetivos de calidad y emi-
siones acústicas.
La Directiva 2002/49/CE del Parlamento Europeo y del
Consejo, de 25 de junio de 2002, sobre evaluación y ges-
tión del ruido ambiental marca una nueva orientación
respecto de la concepción de la contaminación acústica
en la normativa de la Unión Europea. Con anterioridad, la
reglamentación comunitaria se había centrado en las
fuentes del ruido, pero la comprobación de que diaria-
mente inciden sobre el ambiente múltiples focos de emi-
siones sonoras, ha hecho necesario un nuevo enfoque del
ruido ambiental para considerarlo como un producto
derivado de múltiples emisiones que contribuyen a gene-
rar niveles de contaminación acústica inadecuados desde
el punto de vista ambiental y sanitario.
La Directiva 2002/49/CE define el ruido ambiental
como «el sonido exterior no deseado o nocivo generado
por las actividades humanas, incluido el ruido emitido
por los medios de transporte, por el tráfico rodado, ferro-
viario y aéreo y por emplazamientos de actividades
industriales como los descritos en el anexo I de la Direc-
tiva 96/71/CE del Consejo, de 24 de septiembre de 1996,
relativa a la prevención y al control integrados de la con-
taminación».
La Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, que
incorpora parcialmente al derecho interno las previsiones
de la citada Directiva, regula la contaminación acústica
con un alcance y un contenido más amplio que el de la
propia Directiva, ya que, además de establecer los pará-
metros y las medidas para la evaluación y gestión del
ruido ambiental, incluye el ruido y las vibraciones en el
espacio interior de determinadas edificaciones. Asi-
mismo, dota de mayor cohesión a la ordenación de la
contaminación acústica a través del establecimiento de
los instrumentos necesarios para la mejora de la calidad
acústica de nuestro entorno.
Así, en la citada Ley
, se define la contaminación acús-
tica como «la presencia en el ambiente de ruido o vibra-
ciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los ori-
gine, que implique molestia, riesgo o daño para las
personas, para el desarrollo de sus actividades o para los
bienes de cualquier naturaleza, incluso cuando su efecto
sea perturbar el disfrute de los sonidos de origen natural,
o que causen efectos significativos sobre el medio
ambiente».
Posteriormente, el Real Decreto 1513/2005, de 16 de
diciembre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17
de noviembre, del Ruido, en lo referente a la evaluación y
gestión del ruido ambiental, completó la transposición de
la Directiva 2002/49/CE y precisó los conceptos de ruido
ambiental y sus efectos sobre la población, junto a una
serie de medidas necesarias para la consecución de los
objetivos previstos, tales como la elaboración de los
mapas estratégicos de ruido y los planes de acción o las
obligaciones de suministro de información.
En consecuencia, el Real Decreto 1513/2005, de 16 de
diciembre, ha supuesto un desarrollo parcial de la Ley
37/2003, de 17 de noviembre, ya que ésta abarca la conta-
minación acústica producida no sólo por el ruido ambien-
tal, sino también por las vibraciones y sus implicaciones
en la salud, bienes materiales y medio ambiente, en tanto
que el citado real decreto, sólo comprende la contamina-
ción acústica derivada del ruido ambiental y la prevención
y corrección, en su caso, de sus efectos en la población.
Por ello el presente real decreto tiene como principal
finalidad completar el desarrollo de la citada Ley. Así, se
definen índices de ruido y de vibraciones, sus aplicacio-
nes, efectos y molestias sobre la población y su repercu-
sión en el medio ambiente; se delimitan los distintos tipos
de áreas y servidumbres acústicas definidas en el artículo
10 de la Ley 37/2003, de 17 de noviembre; se establecen
los objetivos de calidad acústica para cada área, incluyén-
dose el espacio interior de determinadas edificaciones; se
regulan los emisores acústicos fijándose valores límite de
emisión o de inmisión así como los procedimientos y los
métodos de evaluación de ruidos y vibraciones.
En este sentido, el capítulo I, «Disposiciones genera-
les»
, contiene los preceptos que establecen el objeto de
esta norma y una serie de definiciones que permitan
alcanzar un mayor grado de precisión y seguridad jurídica
a la hora de aplicar esta disposición de carácter marcada-
mente técnico.
El capítulo II establece los índices para la evaluación
del ruido y de las vibraciones, en los distintos periodos
temporales de evaluación, de los objetivos de calidad
acústica en áreas acústicas o en el espacio interior de edi-
ficaciones y de los valores límite que deben cumplir los
Cuarto.–Aprobar los precios del producto por tipo de combustible, prc (c,i,h,j), en cada SEIE definitivos para el primer
semestre de 2007 y provisionales para el segundo semestre de 2007 a aplicar en el despacho de costes variables de
generación fijando sus valores, expresados en euros/Tm, en los siguientes: