1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 .. 22
Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.
Jefatura del Estado
«BOE» núm. 266, de 6 de noviembre de 1999
Referencia: BOE-A-1999-21567
TEXTO CONSOLIDADO
Última modificación: 15 de julio de 2015
JUAN CARLOS I
REY DE ESP
AÑA
A todos los que la presente vieren y entendieren,
Sabed:
Que
las
Cortes
Generales
han
aprobado
y
Yo
vengo
en
sancionar
la
siguiente
Ley.
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
El sector de
la edificación es
uno de
los principales sectores económicos con evidentes
repercusiones
en
el
conjunto
de
la
sociedad
y
en
los
valores
culturales
que
entraña
el
patrimonio
arquitectónico
y,
sin
embargo,
carece
de
una
regulación
acorde
con
esta
importancia.
Así, la tradicional regulación del suelo contrasta con la falta de una configuración legal de
la construcción
de los
edificios, básicamente
establecida a través
del Código
Civil y
de una
variedad de normas cuyo conjunto adolece de serias lagunas en la ordenación del complejo
proceso de la edificación, tanto respecto a la identificación, obligaciones y responsabilidades
de los
agentes que intervienen en
el mismo,
como en
lo que
se refiere a las garantías
para
proteger al usuario.
Por otra parte, la sociedad demanda cada vez más la calidad de los edificios y ello incide
tanto
en
la
seguridad
estructural
y
la
protección
contra
incendios
como
en
otros
aspectos
vinculados
al bienestar
de
las
personas,
como
la
protección
contra
el ruido,
el
aislamiento
térmico o la accesibilidad para personas con movilidad reducida. En todo caso, el proceso de
la edificación, por su directa incidencia en
la configuración de
los espacios, implica
siempre
un
compromiso
de
funcionalidad,
economía,
armonía
y
equilibrio
medioambiental
de
evidente
relevancia
desde
el
punto
de
vista
del
interés
general;
así
se
contempla
en
la
Directiva
85/384/CEE de la Unión Europea,
cuando
declara que
"la creación arquitectónica,
la
calidad
de
las
construcciones,
su
inserción
armoniosa
en
el
entorno,
el
respeto
de
los
paisajes naturales y urbanos, así como del patrimonio colectivo y privado, revisten un interés
público".
Respondiendo a este orden de principios, la necesidad, por una parte, de dar continuidad
a
la
Ley
6/1998,
de
13
de
abril,
sobre
régimen
del
suelo
y
valoraciones,
ordenando
la
construcción
de
los
edificios,
y
de
superar,
por
otra,
la
discrepancia
existente
entre
la
legislación
vigente
y
la
realidad
por
la
insuficiente
regulación
actual
del
proceso
de
la
LEGISLACIÓN CONSOLIDADA
Página 1